La-Alegría-del-Sufrimiento

La Alegría del Sufrimiento

“Hermanos míos, tened por sumo gozo cuando os halléis en diversas pruebas.” (Santiago 1:2)

¿Cómo puede Santiago pedirnos una cosa absurda como esa? ¡Alegrarse en el sufrimiento! ¿Quién, en su sana consciencia, va sonreír o festejar en medio de una tragedia? Mi querido hermano, la Biblia nos enseña que el hombre natural (impío) no entiende las cosas del Espíritu. ¡No obstante, nosotros que somos engendrados de Dios, poseemos Su mente, así podemos comprender con gracia lo que Santiago está ensañando! ¡El sufrimiento y las caudalosas pruebas que nos acometen son, en verdad, obras amorosas de parte de Dios, permitidas para perfeccionarnos y santificarnos como cristianos! Ellas generan paciencia, perseverancia, estimulan y ejercitan nuestra fe. La causa de la alegría, del júbilo y gozo en medio de la escaldarte prueba vienen por el hecho de ser así que comprobamos nuestro Cristianismo: es de esa manera que Dios muestra que somos Sus hijos auténticos; es por medio de esas pruebas que sabemos que Él está agradándose de nosotros, pues: ¡”Bienaventurados los que sufren persecuciones”, o aún, “Dios exhorta y azota aquel que ama y tiene por hijo!” ¡Alégrate! Sabias tú, que estás sufriendo, que todo es parte de la obra maravillosa de Dios en tu vida, demostrándote que eres Su hijo y que Él te ama, como está escrito: ” A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí”.

Paulo Junior