Querido hermano,

mañana cuando entres en la escuela o en tu trabajo vas a notar que está absolutamente todo igual: la monotonía, el tedio y está todo igual… ¡Y nada será diferente al día anterior! ¡Sin embargo, quiero pedirte que, en el momento que entres, cierres tus ojos naturales y abre los de la fe! ¡Mira con la fe! ¡Ve con una perspectiva completamente diferente! Hay un mundo espiritual entre ustedes.

¡Existen fuerzas batallando una contra la otra en medio de ustedes! ¡Y ahí donde tú estás, eres representante de Dios, el embajador de Cristo! ¡Tienes poder de atar y desatar! ¡Tienes poder de invocar el nombre del Señor de los Ejércitos! ¡Tienes poder de reprender a los ejércitos de las tinieblas! Haga eso mañana, cree una intensa expectativa con  respecto a las cosas celetista. ¡En cualquier momento verás manifestaciones de Su gloria!

Paulo Junior

COMPARTIR