Ellos-Cayeron

Ellos Cayeron

2 Samuel 1:19 – ¡Cómo han caído los valientes!

David está aquí lamentando la muerte de Saúl el rey de Israel. En una campaña militar contra los filisteos, Israel sofrió una pesada derrota, perdiendo a sus dos grandes guerreros: Saúl, su hijo Jonatán y otros soldados valientes. David, profundamente compungido por tal desgracia, pues tenía una gran estima y consideración por los dos, dice: ¡Cómo han caído los valientes! Él lamento profundamente a los hombres que antes fueron poderosos guerreros; hombres que luchaban con valentía por la nación de Israel; que defendían la honra y la gloria de Dios de Abraham. ¡Ahora, en aquel mismo día, habían sido abatidos, vencidos por el enemigo! ¡Saúl, el rey de Israel, estaba muerto! ¡Eso fue para David una tragedia, el Reino de Dios sofrió una baja tan pesada!

De la misma forma, debe ocurrir en nosotros un profundo dolor cuando vemos a los valientes del Señor cayendo, dejando el Camino, abandonando su llamado y su vocación. ¡Existen aquellos aún – hombres y mujeres de Dios – santos, resolutos en avanzar el Reino de Dios, que ahora está en las garras de Satanás, sobre la influencia del pecado! ¡Ellos fueron sobrepujados por el enemigo, dominados por sus tentáculos y muertos espiritualmente por él! ¡Así como David, vistámonos de luto, lloremos por esas almas, lloremos para que aún haya alguna esperanza para sus almas muertas! “¡Oh! ¡Dios, tenga misericordia de Sus valientes, pues cayeron, fueron vencidos por el presente siglo malo, por la orquestación de su príncipe negro! ¡Envíe Su gracia a ellos nuevamente para que se arrepientan y tengan fuerzas para levantarse, si es que no te han rechazado del todo!”

Paulo Junior