EL-AMOR-DE-DIOS

El Amor de Dios

Amado(a) en Cristo,

En momentos de fatiga, desánimo y debilidad, una de las cosas que te puede fortalecer y reanimar tu corazón abatido es saber  cuánto Dios te ama. Yo puedo afirmar – con plena convicción – que cuando te miro y evalúo tu vida, todo lo que veo es el amor de Dios. Es gracioso (gracia) ver y notar el cuidado y el celo que Él tiene por ti; por eso descansa en Su maravillosa gracia, en Su infinita misericordia y en Su inmensurable amor. ¡No te pongas ansioso, no te sientas abatido, no temas! Él dice: “Por ti, di Egipto y Etiopía”; “Por ti, di a mi Hijo”; “Por ti, morí en la cruz, perdone todos tus pecados, todas tus transgresiones y resucité al tercer día para darte vida eterna”; “¡Hice eso para demostrarte a ti y a los siglos venideros el esplendor de mi gloria y la extensión de mi amor!”

Paulo Junior

COMPARTIR