Estamos llegando a la línea final. ¡Muchos ya desistieron de la caminata, cayeron por el camino, sucumbieron ante la prueba, pues el desierto es recaliente, árido y hostil! ¡Él está infestado de crueles enemigos, preparados a atacar! ¡No obstante, tú, querido hermano, aún estás en el camino! ¡Ya pasaste por el Pantano del Desaliento, ya venciste a Apolión, ya atravesaste la Feria de Vanidad y el Castillo de la Duda! ¡La ciudad celestial ya puede ser avistada, pero solamente por la fe! ¡Sé que no está siendo fácil; nunca fue para ningún peregrino, nunca será para nadie! Sin embargo, en toda esa trayectoria, es el propio Nombre del que Él defiende: ¡Él te sacó de Egipto y te va a colocar en la tierra prometida! En esa travesía por el desierto Él levantó algunos capitanes, para que conduje...
¡Nuestra generación no conoce un avivamiento! ¿Por qué? ¡Porque no oramos, no invertimos horas continúas gimiendo en oración por las almas perdidas! ¡La verdad, ni siquiera sabemos orar! ¡Somos una generación gorda, perezosa, vanidosa y mimada, que no sabe el significado ni observa la práctica del ayuno! Un pueblo sin dolor, sin sacrificio, que no crucifica la carne. Quiero llorar junto con los profetas. ¡Porque nosotros no conocemos a Dios, nunca lo sentimos de verdad, nunca andamos con Él, ni si quiera un día, ni uno! ¡Estamos contentos con los pocos escalofríos y lágrimas que de vez en cuando derramamos en un culto, pero en el fondo sabemos que estamos engañándonos a nosotros mismos, todo es emoción! ¡Lejos está de ser aquella presencia poderosa que la Biblia revela, aquel fuego glorio...
¡Calma! Todo va a salir bien Si bien hicieres, ¿no serás enaltecido? Génesis 4:7  Hoy, por la gracia de Dios, somos parte de la familia celestial, de la comunidad de los santos. Pasamos de muerte a vida, alcanzando una “salvación tan grande”. No obstante, en ese insólito proceso, el pecado no es totalmente erradicado de nuestro ser; aún poseemos sus resquicios en el interior del viejo hombre, haciendo que caídas repentinas estén presentes en nuestro vivir cristiano. Debemos comprender que, a pesar de que nuestro pecado está siendo mortificado por el proceso que llamamos SANTIFICACIÓN, el aún nos asedia tenazmente, nos seduce, nos acompaña e invariablemente, nos lleva a la caída muchas veces, haciéndonos fracasar en andar en rectitud. Esas caídas y el sentimiento de la presencia...
Ellos Cayeron 2 Samuel 1:19 – ¡Cómo han caído los valientes! David está aquí lamentando la muerte de Saúl el rey de Israel. En una campaña militar contra los filisteos, Israel sofrió una pesada derrota, perdiendo a sus dos grandes guerreros: Saúl, su hijo Jonatán y otros soldados valientes. David, profundamente compungido por tal desgracia, pues tenía una gran estima y consideración por los dos, dice: ¡Cómo han caído los valientes! Él lamento profundamente a los hombres que antes fueron poderosos guerreros; hombres que luchaban con valentía por la nación de Israel; que defendían la honra y la gloria de Dios de Abraham. ¡Ahora, en aquel mismo día, habían sido abatidos, vencidos por el enemigo! ¡Saúl, el rey de Israel, estaba muerto! ¡Eso fue para David una tragedia, el Reino de Dios s...
Mire A Cristo “Y él dijo: Ven. Y descendiendo Pedro de la barca, andaba sobre las aguas para ir a Jesús. Pero al ver el fuerte viento, tuvo miedo; y comenzando a hundirse, dio voces, diciendo: ¡Señor, sálvame!”  Mateo 14:29-30 Cuando miramos hacia las tempestades y los mares tormentosos de nuestra vida, es imposible no ser afectado. Ellas no son invenciones de nuestra mente, ni exageraciones de nuestra parte. De hecho, las tempestades son reales, duras y crueles con nosotros, lo que hace que sea imposible ignóralas. Realmente los desiertos, valles y duras pruebas siempre serán comunes en la vida de los creyentes. Entretanto, debemos – sin ignorar el tamaño y la profundidad de los problemas – colocar nuestros ojos en Jesús. Él es más poderoso que cualquier tempestad que exista; Él es ...
¡Querido hermano, no dejes que el fuego del Espíritu Santo se apague, la llama del primer amor pare de arder, la agresividad evangelística se evapore! ¡Debemos tener una fe robusta, una vida cristiana sólida, no dependiendo de las emociones o del estado actual de la sociedad! ¡Sí, está todo sombrío, seco y gris! ¡Huesos muertos por el suelo y un silencio sepulcral en ese desierto llamado Tierra! ¡No obstante, la fe excede todas esas circunstancias negativas, pues la convicción aún está latente en nuestro corazón y nada pode moverla! ¡Aunque en ese desierto inhóspito, en el cual el único eco que se oye es del gruñido de los demonios, hay una nube sobre nosotros, protegiéndonos, guiándonos, consolándonos! ¡Nos ayuda a derrotar a todos nuestros enemigos y nos lleva hacia la Tierra Prometida!...
“¿Serán fuertes tus manos en los días en que yo proceda contra ti?” (Ezequiel 22:14) Creo que el orgullo es uno de los mayores obstáculos para la misericordia de Dios, pues él nos hace arrogantes, vanidosos e independientes de Dios. ¡Aunque, nos olvidamos que un día estaremos delante del Juez Justo! ¡Compareceremos ante el tribunal de Cristo! Entonces, ¿Estaremos tan fuertes y sin temor? ¿Corajudos, valientes e independientes como estamos ahora? Como dice el texto: "¿Serán fuertes tus manos en los días en que yo proceda contra ti?" Por increíble que parezca, muchos cristianos están andando así: ¡En su arrogancia, prepotencia, autosuficiencia! No oyen a nadie, no aceptan la reprensión y así como Israel en su obstinación, se volvió en contra de la voluntad de Dios. Recomiendo que reconoz...
  “y el menor de ellos dijo a su padre: Padre, dame la parte de los bienes que me corresponde; y les repartió los bienes.”  (Lucas 15:12) La parábola del hijo pródigo revela, profundamente, el carácter egoísta y rebelde de los hombres. ¡El hijo pródigo pide la herencia, los bienes, los talentos que recibiría de su padre, para partir a una tierra lejana y disfrutar de ellos de modo disoluto, separado de su padre! ¡Como los cristianos han hecho eso! ¡Ellos reivindican sus dones, talentos, capacidad física, económica, intelectual y van – con toda su fuerza – a usarlos en el mundo! ¡Ellos defienden sus propios intereses egoístas, se desvían del camino, separándose de Dios! ¡No obstante, ellos no saben que están iludidos por los placeres del mundo, ciegos por el pecado y que, de la ve...

Ayuno Estimado discípulo, Quiero que aprenda cuán importante es la práctica del ayuno, espero que separe algunos días para ayunar y orar, buscando oír la voz de Dios, recibir el poder, y la llenura del Espíritu Santo y aun tener una experiencia dada por la ¡Soberanía de Dios! ¡Pase EL DÍA DE HOY separado, más callado, si es posible aislado! ¡Esté con el corazón contrito, con el espíritu abatido en humillación ante Dios! ¡Quédese de rodillas cuantas veces pueda hoy y ore el máximo de tiempo que la carne soporte! ¡Si la condición profesional no se lo permite, ore en los baños, corredores o pase el día orando en el espíritu! Sobre todo, cree una ardiente expectativa sobre sus peticiones, sus oraciones, su ayuno, creyendo que ¡Aquel que prometió es poderoso para cumplir! No se trata de u...
David Wilkerson, sin duda, fue uno de los mayores cristianos de este siglo. ¡No soy capaz de mensurar la falta que él hace para mí, un hombre que tanto me inspiró! Algunas veces viendo a ese hombre de Dios predicar, pude percibir algo diferente en sus palabras, en su predicación, en su mirar. ¡Él parecía tener algo especial hasta en su postura y en sus gestos! Él parecía poseer un brillo en su rostro, una luz celeste que expresaba una paz perenne. Entonces me dijo a mí mismo: "¡Yo no tengo ese brillo! ¡Yo no tengo esa gracia, de lo contrario, son poquísimos los que la poseen!" ¡Reflexionando, yo llegue a la siguiente conclusión: ese brillo no se puede comprar en un estabelecimiento; ese brillo no se consigue en un seminario teológico; los libros no dan ese brillo; los hombres no no...
La publicación de abajo no representa, necesariamente, nuestra opinión o creencia, se trata de simplemente una propaganda automática.

MENSAJE DEL DÍA

“No os engañéis; Dios no puede ser burlado: pues todo lo que el hombre sembrare, eso también segará.” (Gálatas 6:7) El temor de Dios es el principio de la sabiduría, dice Salomón. Creo que ese es el principio más valioso de un cristiano: “Temer a Dios.” Eso comprende reverenciarlo, respetarlo, honrarlo y temblar delante de su santidad. No obstante, lo que veo en nuestro medio cristiano es un total destemor a Dios. ¿Ya se detuvo a analizar el texto mencionado? ¿Lo ha leído? ¿Lo entiende? “Dios no puede ser burlado...